Proytecsa

La industria del gas y petróleo es una de las más importantes a nivel mundial. Las refinerías, terminales de almacenamiento y plantas petroquímicas aparecen como potenciales objetivos para ataques terroristas o sabotajes debido a su importancia social y económica, siendo además sensibles a poder provocar grandes desastres medioambientales provocados por las anteriores amenazas, pudiendo afectar además a la interrupción del suministro y a las pérdidas económicas asociadas a éste.

La manipulación de materiales peligrosos junto con la vigilancia y protección contra intrusión son uno de los principales objetivos de seguridad en estas infraestructuras.

En determinadas ocasiones es necesario trasladar o mover mercancías potencialmente peligrosas para la integridad humana, siendo necesario manipular estas mercancías de manera remota con herramientas que ofrezcan precisión, maniobrabilidad sobre cualquier terreno y fuerza. La vigilancia del perímetro y sus alrededores es también un factor clave en la protección de las instalaciones, teniéndose que llevar a cabo en condiciones nocturnas o climatológicas adversas.

La familia de robots aunav está formada por un conjunto de robots adaptados a múltiples necesidades operativas en función de las necesidades de cada cliente; desde robots de tamaño mediano como el aunav.EOD o el aunav.NEXT a robots de gran tamaño como el aunav.MEGA, y hasta brazos interrogadores como aunav.CID y aunav.CIDLIGHT.

Su gran maniobrabilidad sobre cualquier terreno, precisión para manipular mercancías peligrosas, su capacidad de tracción junto con su fuerza hacen a los robots de la familia aunav los más adecuados para realizar tareas potencialmente peligrosas para las personas.

En función del material a operar se equipa al brazo del robot con un accesorio de pinza de aluminio diseñado específicamente para la manipulación de barriles. Este accesorio patentado permite la perfecta adaptación a la forma del barril, pudiendo actuar sobre él y transportarlo de manera segura por control remoto.

La detección temprana de una posible amenaza es necesaria en este tipo de instalaciones siendo fundamental disponer de herramientas capaces de detectar personas a varios kilómetros de distancia. Una de las funcionalidades del robot aunav.MEGA es la de vigilancia perimetral. Su capacidad de adaptación al terreno junto con su velocidad le permite realizar labores de patrulla del perímetro. Su cámara térmica situada en el brazo extensible junto con las de infrarrojos pueden detectar personas a más de 2 km de distancia del perímetro. En caso necesario, su brazo puede extenderse a más de 18m, pudiendo acceder a zonas elevadas donde se haya colocada un artefacto peligroso.

El control de los robots se realiza de manera remota mediante un sistema digital de comunicaciones de largo alcance basadas en COFDM, que permiten un control eficiente incluso, en entornos radioeléctricamente saturados. Su conjunto de cámaras y sensores muestran la operación en tiempo real permitiendo operar a distancias entre 700m y 3 km, evitando así la presencia humana en los escenarios de desactivación.

Las grandes dimensiones del perímetro a proteger hacen necesario que la solución de protección perimetral sea confiable, tanto en la disuasión de una posible intrusión como, en el caso que se produzca, tener la certeza de que se está violando el acceso restringido al perímetro sin tener falsas alarmas derivadas de fenómenos climatológicos o por acción de animales o vegetación. Se hace necesario contar con un vallado de seguridad que ofrezca garantías de robustez ante ataques, así como un conjunto de sensores que nos proporcionen de manera fiable y de forma desatendida, la detección a la intrusión además de información sobre cómo se encuentra el perímetro.

La solución de protección perimetral thewall se compone de un vallado de seguridad perimetral sensorizado con capacidad de detección de salto y corte, con sensores integrados y mimetizados en el propio vallado.

La mimetización de los sensores disminuye la capacidad de detección por parte de un potencial intruso, lo que deriva en una probabilidad menor a eludirlos o anularlos, reduciendo muy significativamente la tasa VD (Vulnerabilidad Detección).

El número de falsas alarmas (NAR) de los sensores de corte y salto es del 0% gracias a la tecnología y diseño patentado de los sensores. Tanto el sensor de salto como de corte son inmunes a fenómenos climatológicos que puedan derivar en falsas alarmas. Al no usar tecnología de detección por vibración ni por microondas, no dispara alarmas provocadas en estos sistemas por la acción de animales o vegetación.

thewall tiene gran robustez y durabilidad gracias a su mallado electrosoldado de alta densidad, resistente a fuerzas superiores a 3 Toneladas de tensión (certificada), tratado en el proceso de fabricación con técnicas que lo hacen resistentes a ambientes extremos como el de niebla salina (certificado). Su instalación es sencilla y rápida, detectando de forma inequívoca cuando se está produciendo un intento de intrusión en el perímetro proporcionando confiabilidad y seguridad ante amenazas externas.

aunav argus thewall
Documento sin título